Volvio al Triunfo

|
No es para andar descorchando champagne a diestra y siniestra pero tampoco es para arrancarse los pelos. El balance de la participación de Almirante Brown, en la primera parte del torneo de Primera B, arroja sensaciones encontradas. Quedó bastante lejos de la punta, de acuerdo a la chapa de candidato con la que arrancó el campeonato, pero se acomodó dentro del pelotón de equipos que prometen estar en la discusión por el título, allá por mayo de 2009, cuando el certamen ingrese en la recta final.

Y la esperanza de los hinchas de retornar rápidamente a la B Nacional se reforzó ayer, luego de que el equipo de Blas Giunta venciera con claridad a San Telmo por 3 a 0. Porque en varios pasajes del encuentro se vio lo que el DT, los jugadores y la gente pretenden ver: un equipo corto, seguro en defensa, con un correcto trato de balón y con contundencia a la hora de enfrentar al arquero rival.

Todo se simplificó a los 16 minutos de la primera parte, cuando Walter Díaz convirtió luego de una muy buena jugada de Jonathan Zacaría. Luego dominó el encuentro a su antojo pero, claro, como el segundo gol no llegaba los fantasmas de un posible empate de San Telmo comenzaron a deambular por el Fragata Sarmiento. Tenía que aparecer un “Cazafantasmas”. Y apareció uno con el número 9 en la espalda: Rubén Darío Ferrer. El experimentado delantero irrumpió a los 33 de la segunda etapa y provocó la alegría y la tranquilidad de los casi cinco mil hinchas que se acercaron a alentar a la Fragata. Luego llegaría uno más, a los 48, como para que el resultado sea más agradable a la vista de los fanas del Mirasol.

Con esta victoria, Almirante termina la primera rueda del campeonato con 29 puntos, a nueve de Sarmiento, el puntero. La ilusión de volver a la segunda categoría del fútbol argentino no se desvanece. Claro que si quiere retornar a la B Nacional deberá hacerse fuerte en el Fragata Sarmiento, escenario en el que el equipo de Giunta dejó varios puntos valiosos en esta primera parte del torneo. Una buena: casi todos los rivales que están por encima de Brown en la tabla deberán ir a Isidro Casanova. Italiano, en la próxima fecha, será el primero. Luego desfilarán Morón, Chicago, Sarmiento y Atlanta. Será cuestión, entonces, de que la cancha ubicada en Seguí y Rucci vuelva a ser una fortaleza, como lo fue hasta no hace mucho, cuando Brown jugaba en la B Nacional. Una categoría acorde a la historia del Mirasol y a la que quiere regresar lo antes posible.